Home Causas Comunicados SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS PARAGUAYOS
Comunicados - 11 junio, 2019

SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS PARAGUAYOS

Criminalización a un análisis y crítica al gobierno burgués paraguayo.

Continúa la farsa del juicio a Alcides Oviedo.

La prensa rentada al servicio de la desinformación y la mentira presenta extensas entrevistas al fiscal más criminal de toda la República del Paraguay, también conocido internacionalmente por su odio a todo lo que significa decencia y defensa de los intereses populares, el tristemente célebre Joel Cazal. En esas entrevistas el fiscal desquiciado fuma, patea, tiene los ojos rojos, patea cualquier cosa que encuentra y descarga cataratas de mentiras.

Ninguna de sus evidencias vinculan al acusado con ningún delito y sólo el odio enfermizo de policías y militares ideologizados en escuelas contrainsurgentes colombianas hace que se lleve adelante un juicio fraguado con el deliberado propósito de buscar evitar la libertad del compañero acusándolo por secuestro, extorsión, extorsión agravada, frustración de la persecusión penal y violación de los artículos 1 y 2 de la ley antiterrorista. Delitos pretendidamente cometidos estando recluido en una cárcel de máxima seguridad.

Respecto al escrito que pretendían presentar como una nueva edición del manual del Ejército del Pueblo Paraguayo no es un manual ni está incorporado como evidencia en este juicio. Es una critica demoledora al régimen social y político paraguayo y a las concepciones ideológicas de los defensores del actual ordenamiento burgués paraguayo.

 El artículo 1 de la ley antiterrorista básicamente agrava cualquier delito que pudiera ser calificado como terrorista, en este caso se pretende que el secuestro sea calificado como acción terrorista y con ello sería aplicable el artículo 1.

El artículo 2 penaliza la pertenencia a una organización catalogada como terrorista, el haber creado una organización de tal característica o la propaganda en favor de ella. Se pretende aplicar este artículo sin que exista ninguna ley que declare a ninguna organización  paraguaya como terrorista.

 El razonamiento en que quiere basarse la aplicación de este artículo carece de fundamento. Pues el silogismo: tal organización es terrorista, fulano de tal pertenece a tal organización, fulano de tal es terrorista, es nulo en su pretendido fundamento inicial al no haber ninguna declaración legal del Ejecutivo, ni del Legislativo paraguayos ni de organismos internacionales que declare el carácter terrorista del EPP ni de ninguna otra organización popular y revolucionaria paraguaya.

Unos cuantos de los testigos propuestos por la Fiscalía no quería venir a declarar en este juicio para no hacerse cómplice de las atrocidades que se vienen cometiendo en este juicio. El 3 de junio el Tribunal ordenó  para que se traiga a quienes no se presentan, por medio la fuerza. Y como aun así no logra que vengan amenazó con procesar al Comandante de Policía.

 El día 5 de Junio el Tribunal recurrió en toda amenaza de procesamiento y abruptamente dijo que se cerraba el ciclo probatorio, que era el último  momento en que el acusado declare si quiere hacerlo. Los alegatos finales quedan para el martes 11 de junio. Así están las cosas.

En este orden de ideas, y para poner luz, ahí, donde nadie quiere, compartimos una carta del Compañero Alcides Oviedo donde relata su situación judicial:

En estas lineas no nos proponemos desmarañar toda la compleja red de la situación paraguaya de la actualidad, tampoco abrir caminos absolutamente nuevos en la búsqueda de una salida; antes bien, la tarea que nos asignamos es de seguir por las huellas de la tradición revolucionaria.
A lo largo de nuestra experiencia revolucionaria en Paraguay hemos ido comprobando que
insertados en la tradición revolucionaria marxista-leninista-guevarista obtenemos las respuestas a
las interrogantes que nos platea la situación en que desarrollamos nuestra actividad guerrillera
revolucionaria.
Los ideólogos burgueses gustan presentar la situación paraguaya como si fuese una singularidad
incomprensible teóricamente. “ Paraguay es el cementerio de las teorías”, afirman como si esta
proposición constituyese una verdad indubitable que no necesita ningún tipo de demostración.
El retraso del desarrollo socio-económico, político del Paraguay en comparación con la mayoría de
los países sudamericanos, por no decir con todos, también hace que las concepciones teóricas de
los ideólogos burgueses sean tan desnutridas y anómalas. No pueden elevarse por encima de los
condicionamientos materiales de su situación pues están alejados de las grandes corrientes del
pensamiento mas modernos. Siguen rumiando enseñanzas clericales escolásticas y escupiendo
veneno sobre los que quieren avanzar.
La burguesía paraguaya ha desarrollado de manera tan raquítica y tan dependiente de los Estados
Unidos y del Brasil que la única “teoría” que pudo elaborar es la “teoría del cementerio”y la ha
puesto en practica matando, destruyendo, aterrorizando, mutilando todo lo que sea popular o tan
solo huela a ello.
Los propagandistas burgueses acostumbran decir que la lucha de clases no había echado raíces en el
Paraguay, que aquí se tiene una unidad nacional granítica, que los agentes del “comunismo
apátrota” no tiene cabida en la burguesía paraguaya. Según ellos, los paraguayos son pacíficos y
dóciles por naturaleza.
Desde el surgimiento del EPP estos propagandistas a sueldo han tenido que tragarse todas sus
repugnantes palabras. Sus atolondrados cerebros buscan explicaciones, creen encontrarlas en
presencia de unos cuantos agitadores. En su libro “Revolución y contrarrevolución en Alemania”
Marx y Engels escribieron: “ Hace mucho que paso el tiempo del punto de vista supersticioso que
consideraba la mala intención de un puñado de agitadores como causa de la revolución.
Actualmente, todo el mundo sabe que cada vez que surge una conmoción revolucionaria, detrás de
ellas hay siempre y en todas partes la necesidad social cuya satisfacción es frenada por las
instituciones caducas. Esta necesidad puede no dejarse sentir tan fuertemente todavía, puede no
entrar suficientemente en la conciencia general para asegurar la victoria inmediata; pero todo
intento de aplastarla violenta no consigue mas que obligarla a manifestarse con una fuerza
acrecentada, hasta tanto no rompa por fin sus cadenas.”
Las instituciones caducas del Paraguay, que frenan la satisfacción de las necesidades sociales, hoy
libran un combate brutal buscando el aplastamiento de las fuerzas revolucionarias por la vía del
exterminio. En años de lucha no han conseguido el propósito deseado.
La revolución va fortaleciendo sus raíces y la avaricia, rapacidad, amoralismo, cinismo, egoísmo y
criminalidad de los burgueses y latifundistas provoca que el odio de las clases sencillas hacia ellos
vaya en aumento.
Los “analistas” burgueses siguen sosteniendo el punto de vista supersticioso que ve en la mala
intención de un “grupúsculo” de violentos agitadores la causa de la lucha revolucionaria armada.
¿Perderemos algunas batallas? Pues sí, en toda lucha existe esa posibilidad. Y en nuestro caso
hemos ganado y perdido batallas, pero más conocemos victorias. Ante algún revés momentáneo
nuestra fe en la ineluctabilidad del triunfo revolucionario sigue aun mas firme. Nuestra confianza
en la justicia del camino revolucionario que señalamos a las masas crece cada día mas.
La actividad revolucionaria causa efecto en las clases dominantes.
La conciencia burguesa interpretó que el tiempo jugaba en favor nuestro.
Al fracasar la teoría del cementerio, que buscaba el aniquilamiento rápido de los revolucionarios,
sin renunciar a ella, los ideólogos burgueses la combinaron con dos mas: 1-Asistencialismo social;
2- mas capitalismo.
El asistencialismo social en las zonas guerrilleras y en las zonas de avance de la lucha popular va
combinado con propaganda barata acerca de la “bondad” burguesa y de la presencia del Estado. Los
habitantes del norte del país diciendo que “gracias al EPP el gobierno y los ricos se han vuelto
generosos, el EPP es verdaderamente milagroso”
Bromas aparte, en estas palabras se expresan una situación creada a partir de la existencia del EPP.
Como política de contrainsurgencia, buscando ganarse algún simpatizante con sobornos y alejar a
los trabajadores del campo de la lucha revolucionaria, los sucesivos gobiernos burgueses de los
últimos años y organizaciones “sociales” burguesas han construido viviendas, puentes, caminos
empedrados y asfaltados, pozos artesianos, se han dado la tarea de arar gratis las tierras de los
pequeños productores campesinos ofreciéndoles además asistencia técnica y crediticia . Los
pobladores de las zonas guerrilleras a veces aceptan la “generosidad” burguesa forzada, pero dicen:
Todo esto es gracias al EPP, ¿Cuando nos hicieron caso los políticos y los ricos?
Los habitantes de otras comunidades invitan a los guerrilleros a que los visiten, si viene el EPP
saldremos del olvido, afirman.
El oportunismo pequeñoburgués en su afán de luchar codo a codo con la gran burguesía en contra
del movimiento revolucionario difunden ideas que falsean la realidad paraguaya. Una de esas ideas
es que la actividad revolucionaria ha provocado el endurecimiento de la represión en contra de todo
movimiento popular, la realidad es que el movimiento revolucionario ha servido de protección al
movimiento popular. Es cierto que a la brutalidad represiva se ha ensañado y endurecido en contra
de los revolucionarios pero eso tampoco le sale gratis. Los horrendos crímenes en contra de los
dirigentes populares, comunidades campesinas, indígenas y humildes trabajadores que solo
cruzaban por las tierras de los latifundistas han disminuido, los matones de estancia han aprendido
que la fuerza revolucionaria hará que paguen por sus crímenes.
Hasta los ecologistas se ven beneficiados, pues la prohibición revolucionaria de talar los bosques ha
hecho que en gran medida se pare la deforestación.
Hemos citado otro aspecto de la actividad revolucionaria: mas capitalismo. La burguesía paraguaya
y su gobierno manifiestan que combatirán al EPP con más trabajo- es decir, más explotación-, más
desarrollo (por supuesto capitalista) y mas presencia del Estado(burgués).
Esto es como querer combatir el fuego con nafta. Nos convendría la presencia de un proletariado
mas concentrado.
Al sentir que la tierra se movía bajo sus pies, la burguesía paraguaya se despertó de su modorra. El
temblor revolucionario la zarandeó. Los capitalistas paraguayos afirman ser competitivos, y hoy se
creen los tigres del corazón de Sudamérica, aunque, en realidad, mas que tigres parecen gatos con
muchos parásitos.
Mientras, en la cima del poder, Horacio “Caracortada” Cartes profana el Palacio de López
traficando cigarrillos y drogas desde él, en estado permanente de ebriedad e intoxicación
drogadicta. Sus cortesanos le han hecho creer que es un Dios de fuerza sobrenatural, los fanáticos
del partido colorado creen que puede devolver la vida a un cadáver, pues ellos ya se sentían
cadáveres políticos y fueron revividos por la magia de los dólares cartistas.
La búsqueda de nuevas fuentes de ingreso por la vía de la imposición de más impuestos a los pobres
ha llevado al gobierno de Cartes a exigir a los cooperativistas unos 60 millones de dolares anuales
en impuestos. Los depósitos en la cooperativa de ahorro y crédito representan un 15% del total.
Grabando con mas impuestos a las cooperativas del gobierno busca quebrarlos y así todos los
depósitos vayan a parar a los bancos privados entre los cuales se encuentra el Banco Amambay, del
Presidente Horacio Cartes.
Los cooperativistas reaccionaron con movilizaciones que duraron mas de un mes. En alianza con
pequeños productores campesinos que exigían condonación de sus deudas, dieron pelea. Los
cooperativistas lograron el aplazamiento de la puesta en vigencia de los nuevos impuestos y los
campesinos el refinanciamiento de sus deudas. Un refinancimiento que ya ahora se esta
demostrando que fue un engaño y una nueva estafa.
La hipoteca que el capital impone sobre la parcela de los pequeños campesinos los arruina cada día
más. Aun refinanciando sus deudas los pequeños productores no estarían mas que prolongando su
agonía. Esta es la verdad que los oportunistas le ocultan, dentro del capitalismo ellos no tienen
salida. Solo una revolución los puede salvar .
La arrogancia y la insensibilidad de los gobiernos es denunciada por la gran mayoría de los
paraguayos. Tanta arrogancia sumada a la mentira, al cinismo, el olvido y la falta de atención
llevado a los estudiantes secundarios a un levantamiento contra la ministra de educación Marta “la
fuente “ de Cartes que tuvo que ser sacada del Ministerio. A esta altura la toma de los colegios ya
son normales por aquí.
Mientras “Caracortada” consume rayas de cocaína y todo tipo de bebidas alcohólicas, su hermanita
Sarah se encarga de los negocios familiares. En alianza con el Nuncio Apostólico de su Santidad
reprime a los periodistas de los medios del Grupo Cartes (La Nacion ) que denunciaban
innumerables y abominables casos de abuso sexual de niños cometidos por curas católicos, entre
ellos algunos curas argentinos refugiados bajo las alas de la Jerarquía Católica del Paraguay.
Estos son los curas que bendicen las armas de la contrarrevolución paraguaya. Son quienes
acompañan a la FTC (Fuerza de Tarea Conjunta) en sus incursiones de pillaje y muerte. Los jefes
militares paraguayos han asesinado a unos jóvenes y niños que jugaban a ser guerrilleros – la ACAy
hoy se creen la reencarnación de Julio Cesar, Aníbal y Napoleón juntos. Si creyésemos en la
transmigración de las almas podríamos tomar en consideración que esas almas se han rebajado
bastante, se han reencarnado en cerdos.
Ningún exorcismo clerical podrá hacer compatible lo incompatible. La justicia social no podrá
instalarse en el reino de la propiedad privada capitalista. La propiedad privada y la justicia social
son incompatibles.
El bienestar general jamas podrá instalarse con la desigualdad social, la existencia de esta impide la
realización de lo primero.
Para cambiar la suerte de los paraguayos debemos promover la cultura del la lucha, de la
confrontación a los opresores, no a la cultura del encuentro con ellos, bien sabemos que los
opresores jamas han renunciado ni renunciaran a su poder en favor de la libertad del pueblo. Por
enseñar y practicar estas ideas los oportunistas nos odian.
Nunca hemos buscado atenuar nuestras divergencias con los oportunistas. Para nosotros, ha
constituido una tarea necesaria, para el crecimiento y desarrollo del Ejercito del Pueblo Paraguayo,
poner al desnudo, de forma consecuente e implacable, el carácter burgués de los oportunistas de
Patria Libre, del Frente Guazú, de Avanza País…
Estos representan la linea de la conciliación con la burguesía, la adaptación pusilánime a la política
y a la táctica burguesa.
Cuando los oportunistas accedieron al gobierno, con el Obispo Fernado Lugo, han demostrado ante
todo el mundo lo que verdaderamente son. El último servicio que prestaron a la burguesía fue
asesinar a 11 campesinos en Curuguaty. Humildes campesinos que querían un pedazo de tierra de
las miles de hectáreas del Grupo Riquelme, unos de los mayores grupos empresariales del
Paraguay. Muy pronto les llego la bancarrota política a los oportunistas paraguayos ni siquiera
pudieron completar un periodo de gobierno. Enjuiciado políticamente, el obispo Lugo entrego el
“gobierno popular” y afirmo “Me voy por la puerta grande del corazón”. Yo hasta ahora estoy
queriendo entender que quiso decir; algún bromista me dirá que no entiendo las palabras del
corazón.
Nosotros no nos dejamos embaucar por las democráticas vulgaridades de los oportunistas. No
hemos disimulado nuestras divergencias con ellos, y estas son de principio. En lucha implacable y
tenaz hemos logrado disminuir la influencia oportunista al interior del movimiento popular, pero
somos conscientes de que lo que debemos lograr es su aislamiento.
El combate contra los elementos oportunistas al interior del movimiento revolucionario en lo mismo
es una tarea permanente.
Desenmascararlos y arrojarlos despiadadamente de nuestras filas es una actividad necesaria.
Siempre estamos vigilantes. Así como no hay que tolerar parásitos en los niños, una organización
revolucionaria no puede y no debe tolerar en su interior la parasitosis oportunista. Los
revolucionarios verdaderos nos agrupamos como avanzada del movimiento popular para constituir
el Estado Mayor de la fuerza popular en combate. Los pusilánimes, transadores, oportunistas,
capituladores y traidores no pueden cumplir el papel de dirigente de las clases oprimidas y
explotadas. La lucha contra el dominio burgués es a muerte. En “Miseria de la filosofía”, Carlos
Marx nos enseña: “Solo cuando el orden imperante sea tal que no haya clases ni antagonismo de
clase, las evoluciones sociales dejaran de ser revoluciones políticas. Hasta entonces, la ultima
palabra de la ciencia social, en víspera de toda reorganización general de la sociedad, sera siempre:
Luchar o morir, la lucha sangrienta o la nada. Es el dilema inexorable”
Fácil se hace comprender una organización que combate por la reorganización general de la
sociedad si tolerase en sus filas a capituladores y traidores sera dinamitada desde dentro y sera
conducida a la derrota. Lo primero que hace falta para avanzar y conseguir triunfos es limpiar la
propia organización, Estado Mayor de la fuerza popular, de agentes enemigos, de traidores,
desertores, conciliadores y carneros.
En torno de esta avanzada del movimiento popular, núcleo revolucionario de acero, vamos
agrupando a diversos sectores interesados en revolucionar el régimen político y social paraguayo.
Nuestra actividad se encamina a aislar las herramientas políticas burguesas, asediarlas y concentrar
en contra de ellas todas las fuerzas de destrucción a fin de destrozarlas.
Los burguesitos acomodados con rótulos de “progres” hablan de perfeccionar la democracia
burguesa. En “ EL 18 Brumario de Luis Bonaparte”, Marx analiza la experiencia revolucionaria de
1848-1851 en Francia y llega a la conclusión de que la revolución popular no debe darse a la tarea
de perfeccionar la estatal burguesa sino destrozarla.
En nuestro país, la democracia burguesa cumple la misma misión que en los otros países donde
existe sobre la base de la sociedad capitalista, es el instrumento de dominio político de la burguesía.
El capitalismo y la democracia capitalista son, como dijo Lenin, el reino de la esclavitud asalariada.
En esencia, la democracia burguesa paraguaya es la forma que adopta la dictadura de la clase
dominante. La apariencia democrática sirve par encubrir la dictadura de la burguesía. La
democracia burguesa es una democracia “estrecha, mutilada, falsa, hipócrita, un paraíso para los
ricos y una trampa y engaño para los explotados, para los oprimidos”. Nada hay que garantice al
pueblo la concretización de sus derechos formalmente reconocidos.
Las instituciones representativas burguesas sirven sobre todo para encubrir los objetivos de la
política que la clase dominante lleva a cabo.
En una carta a Kulgelman, Marx escribía: “ Si te fijas en mi “ 18 Brumario” veras que expongo
como próxima tentativa la revolución francesa, no hacer pasar de unas manos a otras la maquina
burocrático-militar, como se venia haciendo hasta ahora, sino romperla [subrayado por Marx], y
esto es justamente la condición previa de toda la verdadera revolución popular en el continente. En
esto, precisamente, consiste la tentativa de nuestros heroicos camaradas de París”
Esto fue escrito en 1871, en fiera efervescencia revolucionaria de la comuna de París. Y esto es lo
que no quieren entender los oportunistas que hoy están en bancarrota no solo en Paraguay, sino en
todos los países de Sudamérica donde están siendo desalojadas del gobierno.
Romper la maquina burocrático-militar, esto es justamente la condición previa de toda revolución
popular.
La maquina burocrático-militar del Estado oprime, esclaviza y explota a los trabajadores en alianza
con la burguesía y los latifundistas en una siniestra APP ( Alianza publico-privada ) ¡Y los pequeños
burgueses hablan de que el Estado debe ser imparcial! ¿Que imparcialidad puede tener la
maquinaria estatal de Cartes , Vierci, Zucolillo, Riquelme y compañía .?
En nuestra patria tenemos a grupos de políticos, dirigentes sociales, periodistas de izquierda,
escritores decadentes, entre otros, que se autoproclaman progresistas, de izquierda, socialistas y
hasta revolucionarios,y, sin embargo, guían en sus practicas por la idea del Estado imparcial,
conciliador de las contradicciones de clases.
Quienes proclaman de palabra sus ideales “socialistas” y en la actividad practica se guían por sus
ideas burguesas están nada mas que haciéndole el juego a las clases explotadoras. Todos estos
individuos afirman tener un respeto por las ideas burguesas pero que no la comparten. Yo digo que
la comparten y por eso los respetan. En público afirman no compartir, sin embargo en sus ratos
libres y en privado rinden culto a los burgueses y a sus ideas burguesas.
Los “ progresistas” locales critican los efectos del régimen capitalistas pero no los ven como
producto necesario del podrido capitalismo sino de algunos malos empresarios y malos políticos
individuales.
Les gusta hablar, buscando votos, de que las masas populares están en la ruina,en la miseria,
sumidos en el hambre y en la ignorancia y a continuación manifiestan su adhesión a la doctrina del
Estado como herramienta de conciliación de clases, sometiendo con ello a las masas populares al
Estado burgués.
Los “progresistas” juran y rejuran que ellos son socialista democráticos -como si esto fuese una
virtud- y que están en contra de la violencia. En verdad, únicamente en contra de la violencia
popular y revolucionaria. Eso les horroriza. Más no están en contra de la violencia antipopular y
contrarrevolucionaria. Eso no les horroriza. El cadáver de los revolucionarios siempre les causa
alegría. Se horrorizan de la lucha de las clases oprimidas, único método que podrá salvar al
Paraguay de la ulcera del capitalismo.
Los socialistas democráticos no se elevan por encima del horizonte burgués. Están sometidos a la
decadente democracia burguesa, creen que podrán despojar al capitalismo de todas sus lacras y
construir un “capitalismo humanizado”. Están convencidos de que el capitalismo en si es bueno
pero que son los malos gobernantes y algunos malos capitalistas la causa de los males sociales.
Los apologistas burgueses y los socialista democráticos consideran que la forma de la sociedad no
depende de las circunstancias objetivas, sino del deseo de los hombres, de su inteligencia o de su
ignorancia, los hombres viven bien cuando sus grandes o ilustres personajes engendran buenas y
sabias ideas y las ponen en practica; por el contrario, los hombres viven mal cuando sus lideres se
inclinan hacia las malas ideas, o cuando los hombres malos sabotean al buen gobernante y le
impiden realizar sus grandes ideas. Con esto se llega a la conclusión de que el desarrollo social se
basa, primeramente, en la conciencia, en la moral, en los sentimientos de los hombres inteligente,
ilustres, buenos. Esta clase de “sabiduría” en lo tocante al desarrollo social es la que poseen y
difunden los “sabios” burgueses y sus lacayos socialistas democráticos. De estas ideas deducen
tácticas políticas que aplican. Puesto que esta o la otra forma social del Paraguay depende de alguna
personalidad ilustre, de sus buenos deseos, la tarea consiste de quitar de el medio al hombre que trae
malas intenciones y colocar en su lugar a un hombre de buenas intenciones. Los de Paraguay
Pyahurã buscan colocar un gobierno de “notables”, ya que le Dr. Francia había enseñado a las
masas populares a rechazar un gobierno de “notables”: estos con un atraso de mas de 200 años. Para
los del Frente Guazú es el obispo Lugo el enviado de Dios, sus escasos fanáticos dicen que se subió
al Cerro Tití a recibir un nuevo Decálogo, quieren convencer a las masa de que el es el nuevo
Moisés paraguayo, difunden puras vulgaridades.
Los de Avanza País están convencidos de que el contador de chistes de canal 9 y vendedor de bingo
de A.J Vierci, Mario Ferreiro tiene en su bolsillo la receta para el “ Nuevo Paraguay”.
La historia, según ellos, la hacen las personalidades ilustres, la masa popular no es mas que una
“multitud” sin conciencia critica.
El culto a la personalidad promovido por los socialistas democráticos tiene un contenido
profundamente reaccionario. Son las masas populares las protagonistas de la historia. El contenido
de la historia paraguaya es la lucha de las masas trabajadoras contra los explotadores.
El verdadero desarrollo social es obra de las masas trabajadoras. La masa popular paraguaya es la
única que con su lucha real podrá sepultar al capitalismo paraguayo, y con el, todas sus atrocidades.
Para cumplir esta misión las ayudaremos no predicando el establecimiento del armonía entre los
ricos y los pobres, entre el proletariado y la burguesía, entre los campesinos y los latifundistas. Esta
demostrado científicamente que solo el crecimiento de las contradicciones propias del capitalismo
conducirá inevitablemente a su muerte se abrirán de par en par las puertas para la solución de los
males que aquejan a la sociedad paraguaya.
Marx demostró que no solo es imposible conciliar las contradicciones del capitalismo, sino que
ellas llevan implícitas a la tendencia de una profundización y agudización cada vez mayor. El
capitalismo concentra cada día más la riqueza en un polo minúsculo de ricos y en el otro polo crea
una cantidad creciente de personas hundidas en la miseria
“El desarrollo de las contradicciones -decía Marx- de una determinada forma histórica de
producción, es la única vía histórica de su integración y de la formación de una nueva”
El puñado de migrantes capitalistas y sus secuaces oportunistas maquinan sin descanso, para poder
seguir echando sobre el pueblo todo tipo de calamidades y catástrofes adheridas al pueblo
paraguayo, hablan en tono dogmático y suficiente que no se puede solucionar los problemas
sociales de años en corto tiempo, que necesitan mucho tiempo, otro periodo de gobierno, etc.
Culmino con estas palabras del gran jefe del proletariado:
“Adondequiera que miremos -escribía Lenin en 1913-, tropezaremos a cada paso con problemas que
la humanidad esta en perfectas condiciones de resolver inmediatamente. Quien lo impide es el
capitalismo, que ha acumulado montones de riquezas y convertido a los hombres en esclavos de
esas riquezas”
Alcides Oviedo.

Para entender la situación es importante resaltar que la prensa burguesa con sus esbirros en franca persecución, criminalización y poder judicial al servicio de su clase, pretende borrar con sentencias falaces la resistencia de un pueblo.

Ésta es la nota: https://www.ultimahora.com/fiscalia-analiza-supuesto-nuevo-manual-del-epp-n2823747.html

Asimismo, compartimos el video de la Campaña de Solidaridad con los Presos Políticos del Paraguay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver tambien

LA GREMIAL DE ABOGADOS Y ABOGADAS INFORMA QUE LOS COMPAÑEROS PARAGUAYOS FUERON CONDENADOS A ALTAS PENAS. SEGUIREMOS LUCHANDO, APOYANDO EL TREMENDO TRABAJO DE LAS COLEGAS PARAGUAYAS Y PEDIREMOS A TODOS Y TODAS UN ESFUERZO MÁS DE SOLIDARIDAD E INTERNACIONALISMO

Nada fue sorpresa en ese proceso enmarañado, arbitrario y clasista seguido contra los luch…